III Domingo de Pascua

April 15, 2018

ÉL SE PRESENTÓ | Lc 24, 35-48

 

     La fe es el don de poder reinterpretar la realidad a partir de la esperanza. Eso es lo que nos comunican los discípulos de Emaús una vez se encuentran con el Señor resucitado y lo reconocen al partir el pan.

 

     No se trata de que los terribles acontecimientos de su pasión y muerte hayan desaparecido, sino que, por mas terribles que éstos hayan sido, hay algo superior que permite reinterpretar lo ocurrido con otra óptica, un acontecimiento sin precedentes, un acontecimiento que da sentido al sin-sentido de la deshumanización del hombre retratada en los responsables de su ajusticiamiento: la resurrección.

 

    Lo que hicieron a Jesús, es algo que sigue pasando cada vez que se distorsiona la imagen de Dios y se crea una imagen de Él a conveniencia de conciencias mal formadas o cada vez que se usa la religión como instrumento de manipulación o cuando por preservar los privilegios e intereses de unos se pisa y se abusa de otros. Cuando una persona se pone al servicio de otros dioses (dinero, poder, apariencia, etc) se deshumaniza y atenta contra su propia naturaleza, dañándose a así misma y dañando a otros. Basta mirar el sufrimiento y la muerte de tantos inocentes, de tantos desplazados que hoy huyen de guerras y conflictos a causa de la ambición de quienes quieren hacerse con el poder y con las riquezas a toda costa. Basta fijarnos en nuestros mas cercanos círculos relacionales para notar cómo los intereses mueven a tantos en la toma de sus decisiones, negando con ello la justicia y el derecho a quienes están hambrientos de justicia y paz.

 

     El evangelio dice que Jesús iba explicando las Escrituras a los discípulos de Emaús, aquello que la Ley, los profetas y los salmos habían dicho sobre lo que ocurriría al Mesías, unos textos bien conocidos por los discípulos, pero que, ante la muerte del maestro, carecían de sentido. Es el acontecimiento de la resurrección el que le da sentido a lo que ya se había anunciado. Es por eso que la presencia del resucitado es paradigma que convierte, sana y libera a todo el que cree en él. No se trata de que el pecado y los males de este mundo desaparezcan mágicamente como consecuencia de la resurrección, sino que, para quienes tenemos fe, el mal y el pecado nunca podrán tener la última palabra sobre la existencia humana, sobre todo, cuando el amor y la misericordia de Dios han sido experimentados en la propia vida.

 

     El relato evangélico de este domingo, a través de signos, nos habla de las caracteristicas del resucitado. Primeramente afirma que la resurrección de Jesús no es una mera reanimación; a diferencia de las otras reanimaciones realizadas por Jesús, su resurrección no es una vuelta a la vida en las mismas condiciones que antes tenía, es decir, no resucitó para morir luego como lo hicieron Lazaro (Jn 11,38-44), el hijo de la viuda de Naín (Lc 7 11-17) o la hija de Jairo (Mc 5,21-43), sino que, en el caso de Jesús, hablamos de una glorificación. Jesús ha resucitado a una vida inmortal. Su cuerpo es ahora un cuerpo glorioso, capaz de entrar en la casa cerrada donde se esconden los apóstoles sin que nadie le abra, pero sin que deba entenderse como un puro espiritu o un fantasma. El resucitado es una persona cuyo cuerpo ha sido glorificado. Es la primicia de lo que esperamos que ocurrirá  por la fe en el día final. 

 

   Los cristianos creemos que la presencia del Señor resucitado no es un espejismo, una autosugestión, una conjetura una especulación inventada por los apóstoles y discípulos. Les dijo Jesús: "No teman; soy yo. ¿Por qué se espantan? ¿Por qué surgen dudas en su interior? Miren mis manos y mis pies. Soy yo en persona. Tóquenme y convénzanse: un fantasma no tiene ni carne ni huesos, como ven que tengo yo" (Lc 24,35-42). La fe en la resurrección está fundada en el testimonio de quienes dicen haber estado ante la presencia de una persona que ha sido glorificada. ¿Acaso un fantasma pide algo de comida y se sienta a comer? Definitivamente no. Cuando los discípulos anuncian al resucitado están hablando de una presencia real y transformadora. Eso sí, ¡hay que saber reconocerla! El mismo resucitado pasó largo rato conversando con los discípulos de Emaús antes de que éstos lo reconocieran en el momento de la fracción del pan, signo de unión de la comunidad eclesial.

 

     Por la fe, creemos que el Señor sigue manifestándose ante nosotros vivo y resucitado, pero no siempre sabemos reconocerlo.  El Señor no solo se hace presente de forma sacramental en la Fracción del Pan (Jn 6,56), también está presente en la comunidad (Mt 18,20), en cada gesto de amor y de servicio (Mt 25,40) y está presente en los necesitados, en los enfermos, en los pobres.

 

    Que el evangelio de este domingo nos anime a reconocerlo abriendo los ojos de la fe. Que no nos asuste la presencia del resucitado, que no nos venzan las dudas en nuestro interior. Cristo no es un fantasma, es el Señor, está vivo y está entre nosotros.

 

 

 

ÉL SE PRESENTÓ

Música y letra: Javier Brú 

 

No creerán lo ocurrido de camino:

Cuando hablábamos con Él todo tenía al fin sentido

Y el corazón, por su palabra enardecido,

no pudo reconocerlo mas partiendo el pan lo vimos.

Era el Señor, Él está vivo

contaban los de Emaús a los otros escondidos.

 

Y así, él se presentó

y a ellos, asustados, saludando la paz les dio.

 “Soy yo, no tengan temor ,

No soy un fantasma ¿por qué dudan en su interior?

Soy de carne y hueso,

miren pues mis manos y mis pies…

Tóquenme y convénzanse,

que es a mi persona a la que ven".

 

Atónitos, llenos de tanta alegría

demoraban en creer lo que sus ojos les decían.

Él preguntó: “¿Tienen algo de comida?

Y ofreciéndole pescado, frente a ellos, Él comía.

Luego les dio entendimiento

para comprender lo escrito que llegó a su cumplimiento

 

Lo que de mí los profetas habían dicho

debía todo cumplirse” -le explicaba a sus amigos-.

 “Escrito está que yo mucho padeciera

y pasado el tercer día la muerte por fin venciera.

Predicarán ahora en mi nombre

el perdón, la conversión de aquí a todos los rincones

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas recientes

April 28, 2018