VI Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B

February 6, 2018

TU COMPASIÓN ME SALVARÁ | Mc 1,40-45

 

    Para preservar la salud del pueblo, la Ley establecía que las personas con lepra debían mantenerse lejos de los demás (Lv 5,3), pero no solo eso, en aquel tiempo se entendía que el leproso de alguna forma era culpable y merecía ese "castigo de Dios".  De modo que la exclusión y la marginación era mucho más traumática. Un leproso era un "muerto viviente", excluido moralmente, e inclusive según la Ley, un pecador, un alejado de Dios y por tanto, todo el que se acercara a él quedaría impuro.

 

    Lo estremecedor de este relato es que el leproso, aun con temor al rechazo de Jesús pero sabiendo qué él podía ser su única esperanza, acude a él y le dice: "Se que si quieres puedes curarme". Ante tal confesión de fe, Jesús no hace más que acoger a aquel hombre sufriente.  Jesús no muestra rechazo alguno ni temor al contagio: extiende su mano, lo toca y le dice: "Quiero, queda sano". Esta vez no tuvo que preguntar como a otros tantos: "¿Crees que puedo curarte...?" el leproso confesó una confianza ciega en su poder sanador, una confianza que debemos pedir a diario para decir al Señor: ¡Sé que tú quieres sanarme de la lepra, Señor! (cualquiera que sea...)

 

    Hoy muchos son marginados como aquél hombre y, tristemente, la moral y las creencias religiosas muchas veces pueden sepultarlos en vida. Es importante fijar nuestros ojos en Jesús ante el leproso y contemplar su modo de proceder: no se detiene ante los prejuicios, al contrario, se compadece, acoge, sana y se alegra porque la misericordia de Dios es la medida de su justicia.

 

    Por último, la prohibición dada de no revelar su "secreto mesiánico" no puede ser cumplida por este hombre que estaba muerto y  ha vuelto a la vida. Así es la vida de fe; quienes han sido tocados por el Señor, no pueden guardarse para sí su Buena Noticia.

 

 

 

TU COMPASIÓN ME SALVARÁ

Música y letra: Javier Brú

 

Lejos de la gente, pero también lejos de Dios

un muerto viviente a quien la lepra marginó

todo el que a él se acerca impuro queda ante el Señor

según lo establecen leyes y la tradición.

 

Con miedo y vergüenza, temiendo alguna vejación,

viendo que pasaba, al nazareno se acercó.

Su fe era más fuerte que su miseria y su dolor

extendió su mano y rostro en tierra suplicó:

 

 “Sé que si quieres, que yo sea limpio

 de mi  la lepra por ti se irá.

Dime que quieres, Jesús, sanarme

tu compasión me salvará.”

 

Lejos de apartarse, Jesús lo vio con compasión

le extendió su mano y lo tocó mientras le habló:

Quiero, queda limpio” y de la lepra lo sanó,

y lo hizo testigo de su amor y su perdón.

 

Pero le ordenaba “A nadie cuentes que fui yo

Vete y haz la ofrenda que Moisés estableció

mas se fue contando a todos lo que le ocurrió

y todos buscaban al hombre que lo sanó

 

 

OTROS TEMAS RELACIONADOS

 

Hoy Venimos a la Mesa - J. Brú (Venezuela)

Supremo Amor - Martha Reyes (Puerto Rico)

Dame un Nuevo Corazón - Renovación Carismática

Yo Tengo Fe - Palito Ortega (Argentina)

Creo que Puedes - J Brú (Venezuela)

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas recientes

April 28, 2018