Blog

Entradas recientes
Archivo
Buscar por categoría

Domingo de Ramos

HOSANNA, HOSANNA | Mc 11, 1-30 La popularidad es algo engañoso. No necesariamente aquello de lo que la gente mas habla o conoce es lo mejor, al contrario, a veces la gente se da a conocer más por sus escándalos que por otras cosas. Jesús sabe esto y sabe también que, en cuanto más hable la gente de él, estará mas cerca el momento de la confrontación final con las autoridades. Por eso, reiteradamente le pedía a la gente que no comentaran sobre los signos que veían realizarse por él (Mc 1,44; 5,43; 8,29-30; Mt16,20). Jesús sabe también que sus signos no son tomados de la manera adecuada por muchos (Jn 6,26) y evita que se le identifique con un milagrero que anda haciendo signos sin más. No obs

V Domingo de Cuaresma Ciclo B

SOLO EL GRANO CUANDO MUERE | Jn 12,20-33 Por naturaleza, el ser humano tiene la inclinación casi instintiva de preservar la propia vida, pero hay también quienes están dispuestos a perderla por sus convicciones. Entre estos últimos, conviene distinguir aquellos que buscan deliberadamente la muerte a causa de sus convicciones (por ejemplo, aquellos para quienes su inmolación es el precio de una recompensa posterior en la otra vida, como es el caso de los fanáticos religiosos) y aquellos que no la buscan, los que no desean morir por sus convicciones, pero que aceptan la muerte consecunetemente aunque con dolor pero también con la esperanza de que no será en vano. Cuando la muerte no es buscada

IV Domingo de Cuaresma Ciclo B

HAY QUE NACER DEL AGUA | Jn 3, 14-21 El evangelio de Juan nos dice que, así como quienes miraban a la serpiente de bronce levantada por Moisés en el desierto se salvaban, quienes ponen los ojos en Jesús se salvan, lo mismo que nos dice la Carta a los Hebreos (Hb 12:1-2). Pero ¿qué significa fijar lo ojos en Jesús? Hay quienes sostienen que la sola confesión de fe basta, no obstante fijar los ojos en Jesús transforma la propia vida y nos hace obrar en consecuencia (Santiago 2,18), pues “no todo el que me dice Señor, Señor podrá entrar en el reino de los cielos” (Mt 7,21). A diferencia de la serpiente de bronce, mirar a Jesús implica una relación con una persona concreta a la que ajusticiaron

III Domingo de Cuaresma Ciclo B

LA CASA DE MI PADRE | Jn 2,13-25 Uno de los episodios más conocidos de la vida de Jesús es la expulsión de los mercaderes del Templo. De alguna manera, es llamativo ver como el hombre que promueve la paz y la reconciliación se muestra alterado, expulsando a la fuerza a la gente que negociaba en el Templo de Jerusalén. Pero más allá lo llamativo, para los que somos sus seguidores, nos debe inquietar aquello por lo que el Señor se alteró de tal modo que debió tomar unas cuerdas y dar azotes a los cambistas hasta que desalojaran el lugar. Estaría mal entender que la crítica de Jesús va en la línea de valorar el Templo únicamente como un espacio sagrado que está siendo profanado por realizar un

Buscar por tags

javieroficial.com © 2017 Página oficial de Javier Brú.

  • YouTube - círculo blanco
  • Facebook Clean
  • White Instagram Icon
  • Twitter Clean
  • Blanco del icono del bebé de CD
  • iTunes - círculo blanco
  • Blanco Icono Amazon
  • Spotify - círculo blanco
  • Blanco Icono Deezer